¿Contando los días para las vacaciones de semana santa?

Es muy probable que estés contando los días para salir corriendo, desactivar las notificaciones del móvil y volver a irte de vacaciones, incluso aunque acabes de volver. Seguro que echas de menos esas mañanas en la playa, en la montaña, o esos paseos en ciudades de otros países.

Preparar un viaje es algo emocionante. Planeas vivir una aventura que te llevará a pasar unos días fuera de casa, descubriendo algún lugar soñado, conociendo nuevas culturas, disfrutando de bellos paisajes y desconectando de rutina y trabajo. Sin embargo, mientras te inspiras con fotos, vídeos, mapas y lecturas variadas, en tu mente hay algo que te preocupa: el jet lag.

¿Qué es el jet lag? ¿Por qué tenemos jet lag?

Llamamos jet lag al trastorno de desfase horario que se padece al viajar a lugares con un huso horario diferente acompañado de problemas en la conciliación del sueño, despertares nocturnos, cansancio o somnolencia excesiva.

El reloj biológico (conocido como ritmo circadiano) controla la sensación de sueño y actividad. La luz del día gobierna sobre el reloj biológico por lo que el cuerpo se adapta a un ritmo regular de día y noche. Viajar a lugares con diferentes zonas horarias implica que el reloj biológico no estará sincronizado con el horario local, y es probable que vaya acompañado de cansancio durante el día y dificultad para dormir por la noche.

La intensidad de los síntomas dependerá también del número de zonas horarias que se crucen. Para combatir o prevenir los síntomas del jet lag lo mejor es adaptarse a la nueva zona horaria lo antes posible.

¿Algunos países son peores para el jet lag?

El mundo está dividido en 24 zonas horarias, teniendo cada una de ellas una hora diferente a la siguiente. Se dice que la sensación de jet lag es más suave o llevadera al viajar hacia el Este y, por lo contrario, más pronunciada al viajar hacia el Oeste.

La razón es el reloj biológico interno, del que hemos hablado antes; que regula los procesos del organismo. Este reloj interno da una vuelta completa cada poco más de un día (24,5 horas). Eso hace que sea relativamente sencillo para el organismo compensar los cambios que supongan alargar el ciclo de vigilia, que es lo que ocurre si viajamos hacia el oeste. Sin embargo, si viajamos hacia el este, lo que estamos haciendo es acortar la duración del día. Es decir, tu cuerpo está más preparado para lidiar con un día más largo que uno más corto.

¿Cómo ayudarte a prevenir el Jet lag?

Es recomendable ayudar al organismo a aclimatarse a la nueva zona horaria. Para ajustar el reloj interno antes de viajar aconsejamos tratar de acostarse y levantarse un poco más temprano para viajar al este, o levantarse y acostarse más tarde para viajar al oeste.

En esta rutina, para contribuir a ajustar el reloj interno, la melatonina te puede ayudar.

0,5 mg de melatonina son suficientes para contribuir a aliviar la sensación subjetiva de desfase horario (jet lag). La forma de tomarla para disminuir los efectos del jet lag es 30 minutos antes de la hora de acostarse, y podemos empezar a tomarla unos días antes del viaje para aclimatarnos al huso horario, y unos días después de la llegada al lugar de destino.

Epaplus Sleepcare cuenta con una amplia gama de complementos alimenticios a base de melatonina, para ayudarte a conciliar el sueño y reducir los despertares nocturnos:

Epaplus Sleepcare Forte + RETARD

Epaplus Sleepcare Forte+

  • Con melatonina 1,98 mg y triptófano.

Epaplus Sleepcare Forte (melatonina pura)

  • Con melatonina 1,98 mg.

Así que ya sabes, acude a tu farmacia y pide Epaplus Sleepcare Melatonina.

¡Que el sueño no te quiete las ganas de viajar!

 Bodegón Epaplus Sleepcare

¡Buen viaje!