¿Cómo afecta el invierno a tus articulaciones?

En esta época del año, las enfermedades como la gripe suelen ser más comunes. La llegada del invierno se acerca y, con el descenso de las temperaturas, el abatimiento, el cansancio y la fatiga se hacen más presentes. Por esto, es importante poner a punto las defensas, especialmente en mayores y niños. Sin embargo, el frío también puede afectar otras partes del cuerpo: Lo cierto es que los cambios climáticos, que conllevan una bajada de temperaturas pueden producir molestias en huesos y articulaciones. Y es que, con la llegada del invierno, puede que los músculos se contraigan (por el frío) y las articulaciones se pongan más rígidas, tensando los tendones y las fibras musculares. Este hecho, consecuentemente, puede traer consigo cierta presión en las articulaciones y, con ello la aparición de molestias. Por ejemplo, factores como el frío o la humedad hacen que las personas estén más rígidas y que al moverse provoque más contracturas o problemas en la espalda, en el cuello o en los hombros. En el caso de las articulaciones, el frío puede afectar al líquido sinovial, que se encuentra en las articulaciones y actúa como lubricante de los cartílagos para permitir el movimiento articular. Con la bajada de las temperaturas, este líquido puede volverse más “viscoso”, lo que provoca una mayor rigidez y fricción, dando lugar a la posible aparición de molestias en rodillas, codos y otras articulaciones.

¿Cómo puedes proteger tus articulaciones del frío?

  • Cuida tu alimentación. Comer de forma sana puede aportar muchos beneficios a tu organismo. Por ejemplo, comer frutas y verduras a diario te aportará vitamina C, altamente recomendable para tus huesos y articulaciones.
  • Muévete. Practicar algo de ejercicio al menos tres veces a la semana favorece el movimiento de las articulaciones, permite que tengan un menor desgaste y una correcta lubricación. Además, también puede mejorar tu circulación.
  • Un buen descanso también es importante para tus articulaciones. Las horas de sueño de calidad, el reposo y la relajación son positivas para tus huesos.
  • Protégete del frío tanto cuando salgas a la calle como cuando hagas ejercicio, debes abrigar tus articulaciones correctamente para evitar la rigidez e hinchazón.
Para cuidar y mantener tus articulaciones te recomendamos la toma de complementos alimenticios que ayuden a tus defensas y articulaciones.

Epaplus Arthicare + Defensas

  • Melatonina Epaplus Sleepcare Forte Retard
 
Es un complemento alimenticio a base de:
  • Colágeno hidrolizado: El colágeno es una proteína principal de los tejidos conectivos que conforman varias partes del cuerpo como: los cartílagos, tendones, ligamentos, músculos y piel. Las proteínas, como el colágeno, contribuyen a mantener y aumentar la masa muscular, así como el mantenimiento de los huesos en condiciones normales.
  • Extracto de bambú (fuente de silicio): El silicio es un oligoelemento imprescindible para el organismo que se encuentra en tendones, cabellos, uñas, piel y articulaciones. El extracto de bambú ayuda a la flexibilidad y movilidad de las articulaciones.
  • Ácido hialurónico: Es un polisacárido muy abundante en el líquido sinovial de las articulaciones y la piel. Se encuentra de forma natural en el organismo, donde actúa como lubricante en las articulaciones.
  • Magnesio: Contribuye al mantenimiento de los huesos en condiciones normales, al funcionamiento normal de los músculos y a la síntesis de proteínas como el colágeno en condiciones normales. Además, también ayuda a reducir el cansancio y la fatiga.
  • Vitamina C: Contribuye a la formación de la proteína colágeno para el funcionamiento normal de los huesos y cartílagos, a reducir el cansancio y la fatiga y a la protección de las células frente al daño oxidativo.
  • Vitaminas B1, B2 y B6 (tiamina, riboflavina, piridoxina): Las vitaminas B1, B2 y B6 contribuyen al metabolismo energético normal y contribuyen al funcionamiento normal del sistema nervioso.
    • Las vitaminas B2 y B6 ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga.
    • La vitamina B2 contribuye a la protección de las células frente al daño oxidativo.
    • La vitamina B6 contribuye al metabolismo normal de las proteínas (colágeno).
  • Zinc: Contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y al mantenimiento de los huesos en condiciones normales.
  • Hierro: Ayuda al funcionamiento normal del sistema inmunitario, a la formación normal de glóbulos rojos y de hemoglobina y, además, contribuye a disminuir el cansancio y la fatiga.
  • Vitamina A: Ayuda al funcionamiento normal del sistema inmunitario y al metabolismo normal del hierro
  • Vitamina B12: Contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y a disminuir el cansancio y la fatiga
  • Vitamina D: Contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y a la absorción y utilización normal del calcio y el fósforo. También ayuda al mantenimiento de niveles normales de calcio en sangre, al mantenimiento de los huesos en condiciones normales y al funcionamiento normal de los músculos.
  • Ácido fólico: Contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga. 
Si eres una de aquellas personas que quiere cuidar de sus articulaciones y su sistema inmunitario… ¡Prueba Epaplus Arthicare +Defensas!

¡Articúlate!

Una vida plena, una vida Epaplus