Aminoácidos: qué son y para qué sirven

Es probable que en alguna ocasión hayas oído hablar del término aminoácidos, sin embargo, también es posible no sepas dónde ubicarlos ni determinar exactamente cuál es su función.

Según la Biblioteca Médica Nacional de los EEUU, los aminoácidos son compuestos orgánicos que se combinan para formar proteínas. Tanto ellos como las proteínas que construyen, son elementos clave para la vida.

Principales aminoácidos

Estas moléculas, a las que nos dirigimos con el nombre aminoácidos, se dividen a su vez en dos grandes grupos, los aminoácidos esenciales y los no esenciales, aunque en ocasiones podemos encontrar un tercer grupo al que se le conoce como aminoácidos condicionales.

Los llamados aminoácidos esenciales son aquellos que nuestro organismo no es capaz de sintetizar por si sólo, por lo que necesariamente necesita incorporarlos a través de fuentes externas, bien sea por la alimentación o a través de suplementos.

Además de estos aminoácidos, debemos destacar también los no esenciales, estos aminoácidos son los que nuestro cuerpo, independientemente del aporte exterior que hagamos, puede producir de manera autónoma.

Por último, hemos hablado de un tercer grupo, los condicionales, este bloque de aminoácidos son aquellos que pertenecen generalmente al grupo de los no esenciales, excepto cuando se produce una enfermedad o nos encontramos en una situación de estrés, circunstancias que impiden a nuestro organismo sintetizarlos, por lo que deben ser incorporados por otras vías al cuerpo.

Cuáles son y qué funciones tienen

Como hemos dicho anteriormente, los aminoácidos son pequeñas unidades que construyen proteínas, necesarias en innumerables procesos vitales. A continuación, haremos una clasificación de los mismos y explicaremos con mayor detenimiento para qué nos sirven.

Entre los aminoácidos esenciales encontramos la histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptofano, valina y alanina. Algunas de las funciones más importantes que éstos desempeñan son:

  • Intervenir en procesos de crecimiento y reparación de tejidos.
  • Dotar de protección a las células nerviosas.
  • Fomentar la creación de glóbulos rojos y blancos en la sangre y disminuir la presión arterial.
  • Colaborar en el metabolismo muscular y mantener las cantidades óptimas de proteínas.
  • Estar presentes en la formación de hemoglobina.
  • Regular el nivel de azúcar en sangre.
  • Algunos forman parte de nuestro código genético.
  • Determinados aminoácidos también intervienen en la creación de la hormona del crecimiento y otras sustancias como la noradrenalina.
  • Otros como la lisina garantizan la absorción de calcio y mantiene el equilibrio de nitrógeno en los adultos.
  • Ayudan en la formación de colágeno presente en cartílagos y articulaciones.
  • Tienen función antioxidante.

Los aminoácidos no esenciales comparten algunas de las funciones nombradas anteriormente como la creación de hormonas, la intervención en procesos antioxidantes, o en la construcción de tejidos, pero además podemos destacar otras tareas como:

  • El retraso del crecimiento de tumores y cáncer.
  • La mejora de la elasticidad de la piel.
  • Su actuación como neurotransmisor.
  • El aumento de la resistencia y actividad celular.
  • Conducción de flujo sanguíneo a los genitales durante la erección masculina.

Para esta última función tan importante en la salud sexual, encontramos aminoácidos no esenciales como la L-Arginina, que interviene en la primera fase de la respuesta eréctil y que se encuentra muy presente en suplementos como los productos de Vigorcare de Epaplus. Otros aminoácidos no esenciales que podemos encontrar son el ácido aspártico, cisteína, ácido glutámico, tirosina, flutamina, glicina, ornitina, prolina, serina y taurina.

Como hemos comprobado a lo largo de este artículo, los aminoácidos son moléculas que se unen para formar proteínas y que desempeñan gran cantidad de funciones necesarias para garantizar un buen funcionamiento de nuestro organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *.
Los comentarios no se publicaran hasta que no hayan sido aprobados.

Los campos marcados son obligatorios y no pueden quedar vacíos. Revisa que sean correctos.