El dúo indivisible: Una dieta saludable y hacer deporte

Seguir una dieta equilibrada acompañada de la práctica regular de ejercicio físico constituye, en nuestro presente y de cara a nuestro futuro, el pilar para una vida saludable y emocionalmente equilibrada. Evitaremos problemas de estrés, de fatiga innecesaria y de ansiedad, y mejoraremos nuestra autoestima, nuestro humor, además de nuestra capacidad pulmonar, cardíaca. Además, con la práctica de ejercicio físico reduciremos riesgos cardiovasculares y diremos adiós a muchos de los problemas derivados del exceso de peso, como el riesgo de sufrir infartos o de ir perdiendo poco a poco la movilidad. Eso sí, no debemos de olvidar que, si se hace ejercicio físico, la dieta ha de ser equilibrada y compensatoria.

Cuando practicamos ejercicio, nuestro organismo quema hidratos de carbono y grasas para poder producir la energía que requiere el esfuerzo. También se suda para regular la temperatura

corporal, ya que de otro modo subiría al producir energía y no se mantendría estable. Ambos procesos -la sudoración y la quema de hidratos y grasas- provocan un gasto calórico.

Es por eso que una adecuada alimentación tras el ejercicio resulta tan importante ya que con ella se deben reequilibrar todos aquellos nutrientes que son indispensables para nuestra salud.

Es importante diferenciar el tipo de ejercicio físico que realizamos ya que, según cuál sea, deberemos reponer unos nutrientes u otros.

  • El ejercicio aeróbico o cardiovascular engloba las actividades de media o larga duración a intensidad baja o moderada, como caminar, correr, nadar o ir en bicicleta, entre otras.
  • En cambio, el esfuerzo anaeróbico comprende actividades de fuerza, de corta duración e intensidad más alta, como la tonificación muscular, los saltos o las carreras de velocidad. En la mayoría de los deportes se practican ambos tipos de ejercicios, aunque siempre predomina uno de ellos.

Consejos prácticos de alimentación para después del ejercicio

Al terminar el ejercicio, conviene comer un pequeño tentempié para evitar llegar a las comidas principales con un hambre excesiva. Una buena opción puede ser una rebanada de pan integral con queso fresco o pavo, frutos secos, barritas de cereales integrales o fruta fresca con requesón.

Se debe evitar los alimentos con elevado contenido de grasa y azúcar, como las patatas fritas o la bollería, que resultan tan apetecibles después de una jornada de ejercicio.

Para las comidas principales, no deben faltar los cereales integrales, como arroz, pasta o legumbres, y la proteína, como la carne blanca (pollo, pavo, conejo) o el pescado.

Para relajar los músculos después del ejercicio es esencial el consumo de alimentos ricos en potasio, como la fruta (sobre todo, los plátanos) y las verduras. Si a pesar de ello se nota sensación de cansancio extremo, es aconsejable tomar un complejo vitamínico que ayudará a reponerse con más facilidad.

Siempre reponer agua y minerales. Resulta indispensable reponer los líquidos perdidos, ya que el organismo puede deshidratarse con facilidad sin que apenas nos demos cuenta. Después de actividades de larga duración (más de una hora), se recomienda el consumo de agua con cantidades

de sodio más elevadas, es decir, aguas de mineralización más fuerte. La mejor manera de prevenir una posible deshidratación es asegurar el aporte de líquido antes y durante del ejercicio a pequeños sorbos cada 10/15 minutos y sin esperar a tener sed.

Una vida sana pasa por hacer ejercicio y, desde luego, por una buena alimentación. Principio y filosofía que deberemos tener en cuenta a la hora de llenar nuestra cesta de la compra. Además, puedes complementar esta alimentación con los productos Epaplus de la marca Arhicare para tener una ayuda en el funcionamiento y mantenimiento de tus músculos y articulaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *.
Los comentarios no se publicaran hasta que no hayan sido aprobados.

Los campos marcados son obligatorios y no pueden quedar vacíos. Revisa que sean correctos.