Nuestra experiencia en la Titan Desert 2018

Cuatro deportistas ceretanas participaron esponsorizadas por Epaplus Arthicare en la 13ª edición de la Gaes Titan Desert by Garmin 2018.

Cristina Planas, Mireia Casamitjana, Maria Puyuelo y Muntsa Gibert pusieron rumbo a Boulmalne Dades el pasado 28 de abril, donde se disputaría la primera de las seis etapas de la Titan Desert, una de las pruebas de MTB más duras del momento. Las etapas transcurrieron en la zona de Errachidia, en el desierto marroquí. Las pruebas comenzaron en Boulmalne Dades y finalizaron en Madrid con un total de 619km y un desnivel positivo de 7519m. El recorregut de esta edición se ha caracterizado por ser el más completo y exigente de la historia.

Antes de la carrera, las cuatro chicas deportistas amateurs llevaban meses de entreno con la bicicleta de montaña por senderos, caminos y bosques de la Cerdanya, practicando esquí de montaña y haciendo ejercicio en el gimnasio.

¿Cómo surgió la idea de enfrentarse a este reto?

La iniciativa tuvo el punto de partida, del mismo modo que tienen muchas veces los proyectos más interesantes: “me gustaría poder hacer la Titan” dijo Cristina. “¿Y por qué no?” respondieron el resto de componentes.

Estas cuatro amigas que viven con pasión el deporte, de profesiones bien diferentes, y que desde hace años coinciden en salidas conjuntas de MTB por la Cerdanya.

Ellas son Maria Puyuelo, responsable de Sports Marketing de Epaplus; Mireia Casamitjana, gerente de la Clínica Servicios Veterinarios de La Cerdanya; Muntsa Gibert, coordinadora de la Residencia Deportiva Els Isards y Cris Planas, directora de Marketing & Comunicación a Snowfactory.

En el grupo de cuatro había una quinta participante, Mar Quera, maestra y regidora de Deportes en el Ayuntamiento de Puigcerdà, pero tuvo que renunciar a la prueba por una lesión reciente sufrida como consecuencia de un accidente de esquí.

“Sabíamos que iba a ser una carrera muy exigente, especialmente por el aspecto físico. Son etapas muy largas, de más de 100 kilómetros de recorrido por el desierto. Para ello seguimos un plan de entrenamiento físico exhaustivo. Nuestro objetivo era acabar la carrera y lo hemos conseguido”, han explicado muy emocionadas por este gran reto”.

Titan desert 2018

Desafíos e imprevistos surgidos durante la carrera

“Agradecer a Peroxfarma la confianza depositada en nosotras y su esponsorización para poder equiparnos, así como a la brillante organización, médicos, mecánicos y resto de sponsors que han hecho posible que hayamos podido cumplir un gran sueño” ha declarado una de las chicas.

Durante la primera etapa tuvieron todo tipo de inconvenientes: justo en el momento de la salida a Mireia se le rompió la válvula de la rueda y tuvieron que volver al campamento para repararla, aquí perdieron 45 minutos.

A los cinco kilómetros, Cristina tuvo una caída en la que se le rompió el ligamento de la izquierda, lesión con la que realizó el resto de las etapas. Tras finalizar la primera etapa más dura de la Titan, sabían que serían finishers y así sucedió.

Cabe destacar que, de los más de 600 inscritos únicamente 70 eran mujeres y sólo una de ellas ha abandonado la prueba por problemas físicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *.
Los comentarios no se publicaran hasta que no hayan sido aprobados.

Los campos marcados son obligatorios y no pueden quedar vacíos. Revisa que sean correctos.